El Parlamento portugués aprobó el viernes en primera lectura un proyecto de ley que autoriza el uso de los derivados del cannabis para fines terapéuticos, una noticia que alegra a quienes lo utilizan para combatir trastornos como la epilepsia.